Budapest: La ciudad de los sentidos

Publicado el 15 septiembre 2010
Archivado en César | Comentarios desactivados en Budapest: La ciudad de los sentidos

Budapest no es sólo la capital de Hungría. Es además, una ciudad en crecimiento y expansión, dónde confluyen vida nocturna, arte y tranquilidad. Adéntrarse en sus calles es vivir de primera mano la historia de europa central, triste y conmovedora, con el gran Danubio como testigo principal.

A Budapest no le ha quedado más remedio que hacerse a sí misma. Situada estrategicamente, cerca de capitales importantes como Viena o Praga, ha sido objeto de deseo por diferentes culturas e imperios desde que hace aproximadente 1000 años las siete tribus magiares formaran la noble nación de Hungría. Turcos, Austriacos, alemanes y rusos han invadido sus calles por más de 5 siglos, sin olvidar los primeros asentamientos romanos, Aquincum, capital de la región de Panonnia en la era los Césares.

Pasaron muchas revoluciones, muchas guerras y desastres para que la ciudad se formara como la conocemos actualmente. La ciudad de Buda y Pest respectivamente unieron sus fuerzas, y junto a la antigua óbuda, formaron Budapest en 1849, tras un periodo de crecimiento ecónomico. Así, Buda, situada en la orilla oeste del Danubio, y Pest, en la este, conforman el área metropolitana de la capital húngara.

Para entender la ciudad, con cerca de 2 millones de habitantes, hay que resaltar la importancia del río, pues el asentamiento fue entendido siempre con respecto al río. El centro urbano está próximo a él, tanto en Buda como en Pest. Allí se distingue el Castillo-palacio real, el bastión de los pescadores o la citadella, una fortaleza construida sobre el punto más alto de la ciudad, en el monte Gellert, dónde se pueden admirar sin cansarse las vistas de la ciudad. Pest no es para menos, porque en su zona destaca una de las sinagogas más imponentes de Europa, así como el Parlamento, y la basílica de San Esteban, ambos edificios colosales. Los siete puentes que unen ambas partes comunican a miles de personas diaramente, y también separan las zonas de la ciudad según el nivel adquisitivo, siendo las colinas de Buda para personas más asentadas mientras que en Pest, antiguo núcleo industrial, se encuentran todo el resto de los habitantes de clases más modestas.

¿Qué se puede hacer en Budapest? De todo. El ritmo de la ciudad es infatigable, pues de un tiempo a esta parte se ha preparado a conciencia para el turismo. A la lista de inmuerables conciertos diarios, la mayoría gratuitos, especialmente de jazz y rock, Budapest ofrece a sus visitantes un sinfin de actividades de todas las clases. Para los que busquen relajación y tranquilidad, Budapest cuenta con más de 10 recintos termales, muy asequibles economicamente, en los que gozar de momentos tranquilos y huir del estrés. La ópera, como todas las artes en Budapest, tiene un gran auge entre la población húngara. Por eso, se puede asistir a la ópera con facilidad, y con precios regalados (se puede ir incluso por 2 euros).

Si eres estudiante y tienes en mente hacer un viaje, no lo dudes, Budapest te ofrece muchas alternativas a muy buen precio. Muchas discotecas se extienden por el centro de la ciudad, donde con frecuencia hay organizadas grandes fiestas con los músicos del panorama actual. Y muchas veces el precio de la entrada no es superior a los 4 euros!

El transporte urbano es rápido y eficaz. Metro, autobús y tranvía posibilita al visitante no estar más de 15 minutos de un extremo a otro del centro urbano. Por si esto fuera poco, la ciudad cuenta con grandes espacios destinados a festivales de música, como el Sziget (másd e 100 grupos en la última edición), realizado en la isla de Óbuda, y otros tantos parques y espacios pensados unicamente para el disfrute y el descanso del paseante. Es el caso del parque de la ciudad, que alberga el zoo y el parque de atracciones, y la Isla Margarita, un espacio con mucho encanto en el que se puede hacer casi de todo: Montar en bici, hacer un picnic, practicar varios deportes gracias a las instalaciones deportivas o simplemente tirarse en la frondosa hierba a leer.

Como curiosidad sobre esta ciudad, hay que recordar que es la capital europea dónde más cine pornográfico se produce y se rueda.

Las más de 5 universidades convierten a Budapest en un destino estudiantil de primer orden, dónde se conjugan la belleza del lugar con las posibilidades que se ofrecen en él. Diversas nacionalidades y diversas formas de entender el mundo se dan cita en las calles de Budapest, una ciudad relativamente jóven con ganas de hacerse un hueco en Europa, a la estela del movimiento underground que hace unos años comenzó en Berlín.

Comentarios

Los comentarios estn cerrados.