Del Mar, de Barcelona, Basílica

Publicado el 12 diciembre 2014
Archivado en Javier | Comentarios desactivados en Del Mar, de Barcelona, Basílica

Cómo me gustó encontrar en Nada, la novela de Carmen Loforet, una breve pincelada de cómo Andrea, la protagonista, percibe Barcelona en general y, en particular, la iglesia de Santa María del Mar. Es ésta: “«Santa María del Mar apareció a mis ojos adornada de un singular encanto, con sus peculiares torres y su pequeña plaza, amazacotada de casas viejas enfrente».  Ese encuentro literario me permite ver esta importante iglesia gótica con otros ojos.

Basílica del Mar

La basílica de Santa María del Mar está situada en el barrio de La Ribera. Fue construida en el siglo XIV, por Berenguer de Montagut y Ramón Despuig. Llama mucho la atención el contraste entre la sobriedad externa, apenas rota en las fachadas, y la luminosidad interior, tan especial,  provocada por sus armoniosas vidrieras. Entrar en Santa María del Mar tras un paseo por las agitadas calles y callejas que la rodean es como alcanzar el cielo. Entras en la paz. En su interior, debido a la gran armonía buscada de sus dimensiones tan precisas, no hay otra cosa que paz. Las naves laterales alcanzan justo la mitad de la altura de la nave principal y el ancho total se corresponde con la altura de las naves laterales. La perfección de las matemáticas.  Su fachada principal está dedicada a San Pedro y San Pablo, grandes pilares de la iglesia.  Su rosetón, reconstruido tras un terremoto, en el siglo XV es de estilo gótico flamígero. En la otra fachada hay que fijarse, también, en las vidrieras, cómo no, y en sus gárgolas.

Para continuar con las referencias literarias con las que he comenzado hay que recordar que dos best sellers literarios de los últimos años han girado en torno a esta basílica barcelonesa: “La Catedral del Mar” de Ildefonso Falcones con más de un millón de ejemplares vendidos y traducciones a diferentes lenguas y la novela de Carlos Ruiz Zafón, “El juego del ángel”, en la que también se hace mención de la misma.  Tras la visita será muy fácil encontrar otros rincones de interés en este barrio de la Ribera, como por ejemplo el museo Picasso. O, si no,  muchos bares y cafeterías en las que reponerse.

Comentarios

Los comentarios estn cerrados.