El Alcazar de Sevilla

Publicado el 28 septiembre 2017
Archivado en Israel Gabriel | Salir del comentario

Uno de los lugares que no puedes perderte, si visitas Sevilla, es su Alcázar. Y es que paseando por sus distintas estancias y jardines viajas a través del tiempo, trasladándote a la época de los reinos califales.

El Real Alcázar de Sevilla tiene su evolución de la Hispalis romana y más en concretamente en el siglo X. Fue entonces cuando el califa de Córdoba pidió que se construyera un recinto nuevo para el gobierno. Así, los omeyas levantaron un lugar adherido a lo que fue la muralla romana de la ciudad. Más tarde, a este palacio se le añadió el Nuevo Alcázar de los abadíes.

alcazar sevilla

En el 1249 cuando recibió la condición que todavía hoy tiene, la de sede de la Corona. Y es que no fue hasta ese año cuando se produjo la conquista castellana. Desde entonces, y más concretamente desde el siglo XV, el Alcázar sufrió varias remodelaciones. Para amoldarlo a la Edad Moderna se remodelaron lugares como el piso de arriba del Patio de las Doncellas, las yeserías y los arcos de una galería.

El Alcázar de Sevilla es un espacio sin igual, monumental al más alto nivel y formado por jardines y palacios de ensueño. Jardines y palacios ricos en historia, en los que destaca la arquitectura mudéjar y renacentista. Así, también con abundantes cerámicas. De hecho, esto es algo que lo caracteriza y diferencia de otros palacios, es un auténtico museo de la cerámica.

Sin ir más lejos, en la entrada hay un león cerámico y en el interior, en cada uno de sus rincones, hay muros, fuentes, pavimentos, zócalos y muchas otras cosas hechas con cerámica.

 

Comentarios

No hay mas respuestas