Hoggar, por descubrir

Publicado el 30 noviembre 2014
Archivado en Javier | Comentarios desactivados en Hoggar, por descubrir

En pleno desierto de Argelia, en la región del macizo Hoggar, rodeado por una amplia planicie, al sur de país se encuentran unos paisajes que la luz del atardecer convierte en espectaculares. Para llegar hasta allí uno se apunta en raids organizados que a golpe de cuatro por cuatro te desplazan por el desierto, siempre hacia el sur,  y por  sus oasis buscando en cada momento de un recorrido contra reloj aquella instantánea de concurso postal: los tuareg en plena fiesta, los tuareg sobre sus camellos, puesta de sol en el oasis, mujeres tuareg ante uno mostrando sorpresa, el macizo entre palmeras, …

hoggar

Si uno puede organizarse un viaje más particular bien valdrá la pena la diferencia. En el aeropuerto de la ciudad más importante de esta región, Tamanrasset, se pueden encontrar alternativas. Yo creo que sobrevolar el desierto en avioneta puede ser por ejemplo una opción interesante dada la grandiosidad del Sáhara. En Hoggar el desierto se convierte en islas de rocas volcánicas de caprichosas formas sobresaliendo de un mar de arena. Y si tienes la suerte de pernoctar unos días tranquilamente entre los nómadas del desierto, entonces, además del paisaje te podrás quedar con alguna espectacular carrera de camellos, sus danzas, las pinturas encontradas en algunos lugares con restos arqueológicos que se remontan miles de años en el tiempo.

El contraste entre las zonas desérticas y los oasis en los que podemos encontrar una vegetación aceptable aquí en el Oued Tanget, toda esta gran diversidad de ecosistemas de vida, más la particularidad de los habitantes, más la historia que estos parajes han acumulado a lo largo del tiempo y que se nos muestran en diferentes pinturas rupestres aquí descubiertas, hacen de un viaje a este remoto lugar del planeta una experiencia irrepetible. Creo recordar que tan irrepetible fue esta experiencia del desierto para Charles de Foucault que ya en 1905, decidió quedarse aquí, en estos parajes, hasta que finalmente, en 1916 fue asesinado por una de las tribus.

Comentarios

Los comentarios estn cerrados.