La ruta de Ghandi (II)

Publicado el 20 julio 2015
Archivado en Israel Gabriel | Comentarios desactivados en La ruta de Ghandi (II)

Seguimos con la segunda entrega de la ruta de Ghandi en esta ocasión para los que les apasionen los parques y espacios abiertos, podrán disfrutar, justo enfrente del museo, del Parque Mahatma Gandhi, uno de los jardines más representativos e históricos de la capital. La estatua de Mahatma está ubicada justo en el centro del parque y son muchos los turistas que se acercan hasta el recinto para admirarla.

Allí se encuentra el lugar en el que fue incinerado Mahatma Gandhi, el llamado Raj Ghat, un monumento tremendamente emotivo y cargado de significado. A simple vista puede parecer un espacio sencillo, pero se ha convertido en un lugar de peregrinación en el cual, a pesar del gran número de personas que lo visitan cada día, reina un profundo silencio.. Se trata de una plataforma de mármol negro sobre la que descansan flores y una llama que siempre está encendida. En ella se puede leer la frase: “Hey Ram”, las últimas palabras que pronunció Gandhi, que significan: “Oh, Señor”.

10573918

A no demasiada distancia, en dirección sur, la figura de Gandhi vuelve a rodearse de vegetación. En este caso, la de los jardines y templetes del Gandhi Smriti. Desde el primer instante en el que se contemplan, cautivan. Este museo se encuentra situado justo en la casa en la cual Gandhi vivió sus últimos días y fue asesinado el 30 de enero del año 1948 mientras se dirigía al jardín a rezar, y también se la conoce por su nombre original, la Birla House. Este lugar fue originalmente el hogar de una importante familia que se dedicaba a los negocios y en la actualidad sirve como lugar de exposición para muchos de los objetos personales del político.

Se puede visitar tanto el interior de la casa como las terrazas que la rodean y llama la atención por su tamaño y lujo, aunque hay que saber que Gandhi solamente ocupaba una pequeña habitación decorada de forma austera, ya que la casa fue cedida por un amigo para su seguridad.

Las huellas de Gandhi se extendieron mucho más allá de Nueva Delhi, pero la ciudad india es un buen punto de partida para conocer de cerca su apasionante biografía.

Comentarios

Los comentarios estn cerrados.