Las ruinas reconstruidas del templo de Banteay

Publicado el 1 enero 2015
Archivado en Javier | Comentarios desactivados en Las ruinas reconstruidas del templo de Banteay

Mi experiencia de Ankor y Banteay, en Camboya, ha sido muy singular. Me apunté a un recorrido en bicicleta de varios días visitando los diferentes templos. Las distancias entre ellos no son muy grandes y es una opción interesante. El terreno no tiene grandes dificultades, ya que es básicamente llano y aunque los caminos son de tierra no suponen ningún problema. Llevábamos el apoyo logístico de un todoterreno.

Llegas a Banteay, a las ruinas reconstruidas del templo de Banteay, y sientes una doble satisfacción. Por un lado ha acabado el duro pedalear por la región observando plácidamente el trabajo agrícola de los habitantes de la zona y por otro la centemplación de este templo provoca en uno una admiración muy singular. Enseguida te preguntas cómo es posible que en medio de la selva se haya podido edificar este templo con esa roca rosácea tan llamativa y sobre todo cuánto tiempo ha debido ser necesario para crear esas formas tan detalladas y minimalistas llenas de pequeñas figuras de animales y de personas. Es recomendable, una vez superados los dos recintos amurallados que lo protegen y que también forman parte de él, pasear entre sus diferentes grupos escultóricos y observar con detenimiento las pequeñas deidades femeninas que se repiten hasta la saciedad en todos ellos. Acabas dudando de que todo esto, tanta filigrana, esté esculpido en piedra.

Es una joya si lo comparamos con los otros templos de la zona de Ankor, no solo por sus dimensiones, mucho más reducidas, sino también por su detallismo. Hay alguna de las puertas en las que, para atravesarlas, tiene uno que agacharse. Tras la comida continuamos nuestro recorrido hacia el templo hindú de Pre Rup. Un día en bici muy completo. El recuerdo de este templo perdura en el tiempo.

Comentarios

Los comentarios estn cerrados.