Me peina el viento los cabellos, Donosti

Publicado el 3 diciembre 2014
Archivado en Javier | Comentarios desactivados en Me peina el viento los cabellos, Donosti

Casualidades de la vida hicieron que justo en el año de su construcción, viviese en Donosti. Tenía miles de sitios a los que ir, en los que distraerme, con los que inspirarme en aquellos años en los que la poesía arrastraba de mí con fuerza. La apertura al público de El peine del Viento acaparó toda mi atención. Cada día caminaba hasta allí, hasta el final del paseo de La Concha y de la playa de Ondarreta, el extremo oeste de la ciudad, justo a los pies marinos del Monte Igueldo.

Peine de los Vientos, Donosti

El nombre está plenamente justificado. El viento sopla allí con fuerza y según el estado de la marea se genera un surtidor desde el suelo que puede empaparte si no estás al caso y que de todas formas te sorprende por su intenso, puntual y característico bufido. Las preocupaciones que hubieses podido arrastrar hasta allí quedan de inmediato en un segundo plano: tienes delante las púas enormes del peine acaparando desde sus tres ángulos todo el espacio, tienes el horizonte ilimitado, de cielo y tierra, la fuerza del viento en la cara, en el cuerpo, empujándote,… ¿Qué es uno allí, ante tanta presencia del infinito? Eduardo Chillida, escultor y donostiarra, lo plantó allí en 1977.

Tuvo que pasar mucho tiempo hasta que alguna autoridad con competencias lo inaugurase. 30 años después, se celebró un acto en el que participaron la familia de Chillida y todos los que en su momento habían contribuido a su realización y colocacíon: Patricio Echevarria, en su fundición le dio forma a estas nueve por tres toneladas de hierro, José María Elósegui artifice de la instalación, Luis Peña Ganchegui, diseñador de  la plaza de acceso al “lugar”. En fin una explendida obra, emblema de la ciudad, que cualquier visitante inquieto y amante de Donosti, una de las ciudades más bellas del mundo, no dejará de contemplar y admirar.

Comentarios

Los comentarios estn cerrados.