Mont St. Michel, que no te lo cuenten

Publicado el 9 diciembre 2014
Archivado en Javier | Comentarios desactivados en Mont St. Michel, que no te lo cuenten

Después de recorrer palmo a palmo la Bretaña francesa, quiero decir después de haber viajado durante casi 15 días por los lugares y rincones más atractivos de esa región, llegamos al inicio de Normandía, llegamos a la abadía del  Mont Saint Michel. ¿Qué habíamos hecho para merecer semejante recompensa?, pensé. Es todo un premio. Aunque ya tengas una idea de su apariencia, te sorprende. Allí donde esperas ver un barco, un buque , un transbordador, qué se yo … allí, en medio del mar, una isla y sobre ella apuntando al cielo la abadía y todo su caserío alrededor. De cine. De película.

Mont St. Michel

Amarrado a un larguísimo malecón por el que apenas cabe un coche, se encuentra atracado el emergente Mont Saint Michel.  Entras a él caminando y lo que te encuentras es más bien unos grandes almacenes en versión medieval. Recorres sus calles empedradas, curioseas en cada tienda, quizás compras algo y, si no has reservado ninguna habitación en su interior, lo normal acaba siendo tomar algo, quizás una merienda o una cena en alguno de sus restaurantes y bares, y te vuelves a marchar. Lo que te impresiona es su vista desde la distancia. Y más, mucho más si ha subido la marea y la playa deja de serlo y entonces el barco-monte navega quieto entre las aguas oceánicas.

La entrada a la abadía cuesta unos 10 €  y está muy bien conservada aunque echas de menos el mobiliario. Todas las estancias están vacías y tienes que imaginarte la vida, cómo podría ser, en esas circunstancias tan diferentes a las actuales. De cine. Como si uno se hubiese convertido en el joven Adso del El Nombre de la Rosa y quisiese descubrir algún enigma.  Sus orígenes están en las apariciones que el obispo de Avranches tuvo hasta por tres veces del arcángel San Miguel. Era el año 708. Una vez construido se convirtió en centro de peregrinación. A lo largo de la historia también ha servido como bastión militar en las diferentes guerras y como cárcel.  Ya en la actualidad fue incluido en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.  Irás, lo verás y siempre lo recordarás.

Comentarios

Los comentarios estn cerrados.