Plaza Miguel Ángel, Florencia

Publicado el 6 diciembre 2014
Archivado en Javier | Comentarios desactivados en Plaza Miguel Ángel, Florencia

Estuve en la Plaza de Miguel Ángel en mi primer y único viaje a Florencia. Fue con los compañeros de instituto, en nuestro viaje de final de curso. Teníamos un plan básico: Pisa, Siena, Florencia y Venecia.  Durante un par de días, en Florencia, lo habíamos estado viendo todo: el Puente Vechio, La plaza de la Signoria, La Galería dels Uficci, la catedral, el campanario la cúpula, … A punto de irnos camino de Venecia el autobús hace una parada y nos comentan que bajamos un momento en la plaza de Miquelangelo.

Y la sorpresa fue que la plaza servía básicamente como gran mirador sobre la ciudad. Grandes paneles duplicaban lo que ya veías con tus propios ojos y te mostraban los nombres de cada una de las iglesias, edificios o monumentos.  La plaza en sí es simplemente un espacio abierto en la ladera de un ligero montículo. Pero, eso sí, el lugar es superestratégico y relajante. La sensación de paz que te envuelve ante tanta armonía es indescriptible. En la plaza copias de esculturas de Miguel Ángel por todos lados, la más famosa la del David. De hecho ésta te la encuentras por todas partes en Florencia. Pero delante el “sky line” de la ciudad, la perfecta línea del cielo de la ciudad recortada por todos sus edificios que respetan la armonía general. Fue construida como homenaje a Miguel Ángel, a partir de 1865, por el arquitecto Giuseppe Poggi.

En el centro de la plaza están las copias del David y de las cuatro estatuas de Miguel Ángel presentes en las Capillas de los Médicis.  Es una visita imprescindible, relajante y a la vez gratuita. El lugar perfecto para las fotos de grupo. De hecho la que tengo de mis compañeros de viaje, aquel curso, una de ellas, está hecha aquí, en esta plaza. La amplitud es tal que permite un encuadre perfecto. Si tienes la suerte de pillar el atardecer o una noche iluminada, la magia es mucho más efectiva. Entre el cielo y el río, Florencia. Sigues la corriente y te paras en el puente Vechio, sorprendente,  con sus casas tiendas colgadas, abalconadas sobre la corriente. Giras la vista y sigues mentalmente los lugares por los que antes has paseado, la torre de la plaza de la Signoria, la catedral, el baptisterio el campanario, la cúpula, toda Florencia.

Comentarios

Los comentarios estn cerrados.