San Andrés de Teixido: fuerza y misterio en el abrupto litoral norte de Galicia.

Publicado el 25 abril 2011
Archivado en Pérez Rei | Comentarios desactivados en San Andrés de Teixido: fuerza y misterio en el abrupto litoral norte de Galicia.

Se trata de uno de los lugares más mágicos e impresionantes de la costa gallega, situado próximo a Ferrol, en el concello de Cedeira. Un paraje en el que irrumpe con fuerza una naturaleza rotunda de acantilados, en la que el monte y el mar a la vez se abrazan y combaten, un lugar de misterio, de espiritualidad. Una aldea -pues eso es- que sobrecoge el corazón.

Es célebre en Galicia la frase que dice que a San Andrés de Teixido “vai de morto quen non foi de vivo” (“va de muerto quien no fue de vivo”). Ya se sabe: los viajes del alma.

En torno a la capilla se celebra una famosa romería. La peregrinación a este lugar se daba ya -pues hay documentación que lo demuestra- en el Siglo XIV.

El pequeño templo tiene su origen en un Monasterio que en su día perteneció a la Orden de San Juan de Jerusalén”.

En este lugar, no puede dejarse de hacer referencia a mitos y leyendas. La tradición ordena beber en la llamada “fuente de los tres caños”, pidiendo al santo un deseo y echando al agua un trozo de pan; si no se hunde, la fortuna dominará nuestra vida. El que se haya ofrecido a san Andrés y no haya ido en vida, dos amigos o familiares deberán acompañar al lugar la alma del fallecido; antes de la peregrinación, deben desplazarse al cementerio donde esté el difunto para invitar al espíritu de la persona fallecida en su preregrinación.

La “erva de namorar” -“hierba para enamorar”-, que se da en los alrededores del lugar, dice la leyenda que ayuda a curar los males relacionados con el amor.

El paraje es realmente espectacular: debe destacarse especialmente el mirador llamado de Vixía Herbeira, lugar en el que hay unos acantilados verdaderamente sobrecogedores.

En la sierra adyacente a san Andrés, la precisosa Serra da Capelada, en el que se celebra en el mes de junio el festejo llamado rapa das bestas o curro; vale mucho la pena.

Donde el Cantábrico se muestra el toda su fuerza y la montaña se abalanza y es inundada por el mar. Magia inmemorial. Brava costa gallega. Leyenda. Espiritualidad. Vayamos, pues, de vivos.

Comentarios

Los comentarios estn cerrados.