Trastevere: romano hasta la médula.

Publicado el 12 octubre 2010
Archivado en Pérez Rei | 2 comentarios

Calle de Trastevere

El encanto, el colorido, la atmósfera viva y callejera de Trastevere, convierten a esta pequeña ciudad dentro de Roma en lo más romano de la llamada ciudad eterna. Romano hasta la médula.

Sus callejuelas, sus pequeñas y abundantes plazas, sus bares con sabor -y olor- configuran a Trastevere como un lugar inolvidable, un rincón al que se sueña volver.

TransTiberim (“más allá del río Tiber“) presenta huellas en su arquitectura de un cristianimo muy primitivo. No puede dejar de destacarse la basílica más antigua de Roma: Santa María in Trastevere (Siglo IV).

Otras referencias arquitectónicas, e históricas, dignas de mención son la Torre de los Anguillara (Siglo XIII) o la iglesia S. Benedetto in Piscinula.

Grandes referentes de las artes plásticas en la Península Itálica han dejado como legado a Trastevere importantes obras. Tal es el caso del pintor Rafael con sus pinturas al fresco en Villa Franesina o el del escultor del barroco Bernini con su beata Ludovica Albertoni (en la iglesia de san Francisco a Ripa).

Pero más allá, o más acá, de obras de arte concretas y monumentos, sus calles y su vida son puro arte. El arte de vivir, de detenerse, de maravillarse, de sorprenderse en cada esquina y placita, de oler y saborear lo que de sus restarurantes y pizzerías emana. Hasta la médula romano: Trastevere.

Comentarios

2 Respuestas para “Trastevere: romano hasta la médula.”

  1. Fatima (10 comments) on octubre 13th, 2010 10:20

    Felicidades por el artículo, me ha gustado mucho. Yo hace poco volví a Roma, regresé también al Trastevere. He recorrido sus callejuelas, sus plazas, sus fuentes. Me perdí en los aledaños de la Vía del Corso a la búsqueda de pequeñas tiendecitas, mercadillos, librerías y pizzerías, recuperando el olor a antiguo, inhalando el sabor a Historia. Compré estampas de cine italiano, el de siempre, el de los maestros como Fellini. Caminé en el Foro, degusté un gelatto, me extasió de nuevo la Plaza Venecia y me emocioné en la Plaza Navona, recargada de Arte hasta la provocación.

    Qué lindo artículo¡¡¡

    Saludos muy atentos, Fátima

    “De Roma se enamora uno poco a poco, lentamente, pero para siempre” (cita muy conocida)

  2. Paseo por Roma al borde del Tevere. | hacer viajes on septiembre 24th, 2011 15:27

    […] También en la ribera del Tevere, la zona que incorpora el nombre del río -y que ha sido objeto de un artículo específico en este mismo blog- es otra referencia ineludible. Se trata, claro, de Trastevere. […]