Turégano, histórica villa

Publicado el 30 septiembre 2010
Archivado en Silvia | Comentarios desactivados en Turégano, histórica villa

Una de la localidades más bellas de Segovia es Turégano. Un lugar donde disfrutar de la tranquilidad, de su precioso castillo y de la buena cocina castellana. Un auténtico remanso de paz perfecto para desconectar y olvidarnos de los problemas.

El municipio cuenta con una población de 1.155 habitantes en época normal y con el doble durante la celebración de sus festejos, que tienen lugar el segundo fin de semana de Septiembre. Situado a 39 kilómetros al norte de la capita, Turégano fue parte fundamental de la historia de Castilla, especialmente durante la Edad Media gracias, entre otras cosas, a su castillo.

Tan destacable es la belleza de la fortaleza de raíces celtíberas, que fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1931. A parte de fortaleza e iglesia, el castillo fue “Prisión de Estado”. Entre sus históricos prisioneros se encuentran el hijo del Duque de Osuna, el Almirante Aragón y el ilustre primer ministro de Felipe II, Antonio Pérez. Fruto de su importancia arquitectónica y su belleza, está incluido dentro de la Ruta de los Castillos de Castilla y León, junto con los de Coca y Pedraza. Y aunque ha pasado por diversas etapas de restauración, sigue siendo escenario de numerosos actos como son los celebrados en Semana Santa.

Otro de los principales atractivos de Turégano es el Museo de los Ángeles. Creado por la fundación Bosé-Dominguín, en una antigua fábrica de harinas de la localidad, puede presumir de ser el único existente en el mundo que centra su colección en el tema de los ángeles. El museo acoge en su interior una colección única y exquisita de obras de arte, relacionadas con estos seres celestiales y los diferentes puntos de vista que varias culturas tienen sobre el tema. Para los amantes del arte, éste es uno de esos rincones cargados de magia y belleza que se hacen con un pequeño rincón de nuestra alma y de nuestra memoria.

Para poder visitar la villa con energía o simplemente recargar las pilas de la rutina, que mejor que degustar sus típicos platos castellanos. En Turégano hay auténticos profesionales gustosos de mostrarnos lo mejor de su tierra. Entre los platos estrella, destacan por encima de todo, el cordero asado acompañado de una buena ensalada y el ponche segoviano. Dos suculentos manjares imprescindibles y riquísimos para cualquier visita que se precie.

Caminar por sus calles es todo un lujo, un remanso de paz cargado de energía en tierras castellanas. Una oportunidad única para disfrutar de una época que pese a los años sigue presente en cada uno de sus rincones.

 

 

Comentarios

Los comentarios estn cerrados.